Presencia digital en los negocios
8 junio, 2021
Como funciona la consultoría empresarial
24 junio, 2021

El camino a seguir para que un producto se venda casi solo, es creando una propuesta de valor bien construida.

Hace aproximadamente unos 20 años, vivíamos en un mercado centrado en el producto, en ese entonces era importante crear productos que el cliente lo percibiera bueno y además que su valor fuese bajo.

En ese momento para vender, la publicidad que se utilizaba era por medio de anuncios, spam en los email y mensajes de marketing, todos estos basados en propuestas únicas de ventas que ayudaban para decirle al cliente de una manera fácil y rápida, en que se diferencia el producto que se ofrecía.

Tiempo después, llego el internet y arraso con todo, ya que no importaba en qué lugar o país te encontrabas, para formar un negocio y ofrecer un producto o servicio, ahora una buena estrategia comercial y de marketing hará que se llegue al cliente esperado.

Lo importante no es tener el mejor producto, lo importante es tener clientes comprometidos, es decir, se pasó a un mercado centrado en el cliente, donde lo único importante es ganarse la confianza y construir una relación con él, y ofrecerles productos y servicios que le ayudaran a solucionar sus problemas concretos.

Esto se puede lograr con una buena propuesta de valor, que no es otra que una promesa creíble e inspiradora de lo que experimentará el cliente ideal cuando compre o use el producto o servicio ofrecido.

Si se tiene clara la técnica de marketing o ventas, se llegará al cliente adecuado y esperado, de lo contrario, se podrá pasar años publicando contenidos en internet y no conectar con nadie.

Y por supuesto, puedes poner los precios altos o bajos que se desee, pero si el cliente no percibe el beneficio contigo preferirá pagar el doble por obtener el producto o servicio con alguien que si perciba que le va a dar lo que necesita.

Abrir chat